Consejos básicos para seducir a primera vista.

Si miramos a nuestro alrededor, todos los seres vivos venimos de algún proceso de coqueteo, flirteo o noviazgo.

La seducción es el acto de seducir, de inducir y persuadir a alguien para que caiga en tus brazos, y además es el primer paso para tener sexo.

Casi todos tenemos una cualidad irresistible para otra persona que nos hace únicos. Y, si no la tienes, quizá es el momento de crearla. El humor, la inteligencia, el saber estar, los gestos, las miradas, tus expresiones corporales, el don de la palabra, tus características físicas, tu cuidado de la imagen, tu porte…thumbnail Todos tenemos nuestro público. ¿Sabes cuál es tu objetivo?

Para seducir hay que reconocer, observar, ver cuál es nuestro punto fuerte y, saber desplegarlo hacia la persona adecuada y a poder ser en el momento adecuado.

El gran seductor sabe qué encanto desplegar, cuándo, cómo y a quién. Hoy en día la aproximación que tenemos hacia la seducción es la que arroja Erich Fromm en “El Arte de Amar”, donde decía que el amor es un arte que requiere conocimiento y esfuerzo. Lo bueno es que cada vez tenemos más información para mejorar nuestras habilidades seductoras.

Por ejemplo, “sonreír” puede parecer un consejo cursi, pero la sonrisa es sinónimo de cercanía y de diversión. La sonrisa comunica confianza, felicidad y entusiasmo, además demuestra aceptación. La sonrisa provoca una buena impresión porque además tiene la cualidad de ser contagiosa y atrae. Cuando sonríes, transmites una imagen de persona positiva y alegre, y esos ya son dos puntos a favor.10540819_926568287358798_7805151281488828676_n

Es evidente que el aspecto cuenta, pero si no eres Brad Pitt o Angelina Jolie, quizá  debas invertir en qué te pones, tu aseo personal, y qué quieres realzar de tu “producto” que pueda ayudarte.

 

Por si os ayuda, las razones más frecuentes para descartar una cita son:

-Para los hombres, descuidar la higiene (un 35%), fumar (24%) y el peso (14%).

-Para las mujeres no son muy diferentes, y sitúan en el podio la higiene (un 34%), la situación de desempleo de la otra persona (un 21%) y fumar o beber (16%).

En lo que ambos sexos se ponen de acuerdo es en la importancia de que el nuevo ligue se lleve bien con sus amigos, algo que comparte el 66% de los consultados. (Investigación financiada por dos redes sociales para solteros de origen religioso, ChristianMingle, cristiana,y JDate, judía).

Si quieres saber algo más apúntate al próximo taller (aqui)

Madison Young

Conocí a Madison Young en San francisco, en el Femina Potens, festival que ella misma fundó.Ella es una mujer pequeñita, bella y que irradia elegancia por todos sus poros.

2014-02-07 16.09.21

Yo iba al festival y además tuve la suerte de participar en la performance de Gabriela Daris. Este festival es una organización sin ánimo de lucro que busca explorar las identidades y empoderar a las comunidades LGBTQ y Kink a través de la cultura o el arte.

Nace desde la idea del hazlo tú mismo y el trabajo comunitario. Femina Potens  busca  potenciar al artista, al espectador y a la comunidad mediante la creación de un espacio seguro, donde el género, la identidad y el sexo fluya naturalmente. Busca unir al público, a los artistas y la formación a través del arte.2014-02-08 17.25.40

Madison me había llamado la atención porque Annie Sprinkle no sólo la adora, sino que la apoya en muchos de sus proyectos, ya que es una mujer muy polifacética.

Young es actriz porno, modelo de bondage (en kink.com), directora de cine, escritora y educadora sexual.

Es una mujer con una gran repercusión mediática, apareciendo tanto en portadas como en programas de televisión. Volví a encontrarme con Madison en Nueva York. Ella estaba de tour e impartía talleres de sexualidad, aunque por lo que realmente es especialista es por sexo oral, con su taller estrella de garganta profunda: “Advanced Fellatio: Deep Throat and More”.

Da igual que se coma un plátano o se arrodille para engullir un strapon, esta mujer sigue siendo bellísima y no pierde la elegancia.

Mollena Williams

Mollena es una de las personas más referenciadas en la comunidad BDSM. descargaElla es coautora (con Lee Harrington) de “Playing well with others: your field guide to discovering, exploring and navigating the Kink, Leather  and BDSM communities”, una de las mejores guías de protocolo del BDSM, y el primer libro que explica la cultura Kink.

En todos los sentidos de la palabra, ella es una gran mujer. Quedo con Mollena en su apartamento.

¿Cómo te ganas la vida?

Ahora mismo, mi trabajo oficial es enseñar, escribir y dar clases presenciales de educación BDSM. Buena parte consiste en ser ponente en conferencias. Lo que más me gusta es dar charlas en universidades. Tengo un par de citas ahora en Nueva York, y ya tengo comprometido hasta final de año.

¿Qué cosas haces en la universidad?

Enseño mucho BDSM básico, Kink y sexualidad alternativa, para las personas que tienen curiosidad acerca del Kink. Me vienen y me preguntan: ”creo que soy “kinky”, pero ¿cómo puedo practicarlo con seguridad? ¿Cómo puedo saber si soy dominante o sumiso, cómo conocer a otras personas, cómo puedo cuidarme y permanecer seguro…?

LA “SEX WEEK” EN LA UNIVERSIDAD

¿Y esto sucede dentro de la universidad?

Habitualmente, son grupos organizados por los estudiantes. Muchas universidades empiezan a celebrar lo que llaman “Semana del Sexo”, e invitan oradores y conferenciantes de todas partes. Tengo un grupo de estudiantes “kinky” que organizaron su propio club kink. No fue fundado por la universidad en sí. Creo que fue en Princeton, hace un par de años, porque alguien me había visto hablar en otro sitio y dijo: “quiero que vengas a Princeton”. Y así, alcanzamos un acuerdo por el que ellos reunirían el dinero para invitarme a dar una conferencia. Así es como está la gente de necesitada de tener esa conexión, y creo que es fantástico que sean personas cada vez más jóvenes las que se interesen por esta formación.

¿Cómo es posible que en las escuelas estén prohibiendo la educación sexual y, de repente, en la universidad haya algo así como la “Semana del sexo”? ¿Qué sucede entre una cosa y la siguiente?

No está prohibido en muchas escuelas, depende de dónde estés.

Yo recibí educación sexual cuando fui al colegio, y eran los años 70. Pero eso era en Nueva York. Muchas partes de América son muy conservadoras, y para eso es la “Semana del sexo”. En la etapa universitaria hay mucha gente que viene con 17, 18 ó 19 años. Seguramente ya han tenido algún tipo de contacto o experiencia sexual. Y casi todos han tenido fantasías de algún tipo. Hablamos de cosas como cómo protegerse a uno mismo, sobre violación o consenso,  hablamos de los asuntos básicos. La idea es que la gente con más información se sienta con más confianza en sí misma. La “Semana del sexo” consiste en que puedan hablar sobre todos estos asuntos abiertamente. Y no se trata sólo de que vengan unos expertos a hablar, es de igual a igual. Se organizan mesas redondas para discusión entre estudiantes, fiestas, y es la forma en que ellos lo sacan a la luz y aprenden a tratarlo con más confianza.

Mi pareja tiene sesenta años, y siempre ha deseado ser “kinky”. Él tenía dudas sobre el Kink y el BDSM desde que tenía doce. Y ahora, por primera vez puede vivirlo en una relación. Es una pena. Es diferente si alguien lo descubre y entonces tiene este despertar. No es nada bonito cuando alguien tiene el deseo, y en lugar de explorarlo lo reprime, lo encierra o lo aplasta, y le dicen que son malas personas, que no pueden hacer esas cosas, y arrastran la vergüenza y la culpabilidad.

CRÍTICA A “50 SOMBRAS DE GREY”

Con suerte, las personas que asisten a la “Semana del sexo” sufrirán un porcentaje menor de culpabilidad y vergüenza sobre su sexualidad. La gente está hablando cada vez más sobre esto. Parte se debe a “50 sombras de Grey”. Mucha gente que se escandaliza diciendo “oh, 50 sombras de Grey era terrible”, porque realmente es un libro mal escrito. Resulta que un par de cosas eran, simple y llanamente, peligrosas, y la gente responde “bueno, es una obra de ficción”, a lo que respondo “es ficción sexual”. Así pues, si leo sobre sexo en un libro que parece factible, no estamos hablando de colgar a alguien de un gancho para sacarlo de una torre de veinte pisos en llamas, estamos hablando de la práctica del Bondage. El lector medio puede querer imitarlo, y puede acabar en un hospital con daños en las muñecas por falta de riego por haber imitado lo del libro sin saber.

Por otra parte, hay mucha gente “kinky” que asume que, de repente, va  a haber esta marea de habitantes de urbanización que van a inundar nuestras mazmorras. Pero lo realmente positivo es que “50 sombras de Grey” se ha convertido en una base para poder emprender una discusión abierta sobre el Kink.

ALGO DE AUTOBIOGRAFÍA

Entonces, estás en la universidad, estás dando clases, eres profesora en sexualidad. ¡En la escena BDSM neoyorkina eres todo un icono!

2014-04-09 16.16.04

Soy originaria de Nueva York, crecí aquí. Me mudé a la Costa Oeste durante un total de veinte años. Cinco en Los Ángeles, y entremedias tuve la revelación de “creo que soy kinky, ¿qué puedo hacer?” Así que fui a San Francisco en 1996, y allí me acoplé de maravilla. Empecé enseñando acerca de Kink y temas relacionados con BDSM, y un año más tarde empecé a practicarlo abiertamente. Antes había estado enredando, pero es que es algo poco habitual simplemente aterrizar y proclamar “eh, soy una experta”.

No lo hice, porque estaba entre gente que llevaba practicando el Kink y el BDSM desde hacía décadas. Yo les miraba y me preguntaba “¿qué tengo yo que decir que pueda aportarte nada a ti?”. Lo que marcaba la diferencia es que no había casi nadie que se identificara con el papel de sumiso o esclavo y que quisiera enseñar ese papel o dar clases sobre ello. Muchas de las clases y discusiones versaban sobre cómo someter y atar a alguien, cómo jugar con cuchillos. Y todo lo que nosotros hacíamos (y por “nosotros” me refiero a los sumisos) era limitarnos a estar ahí quietos y dejar que nos utilizaran de todas las formas posibles en frente de una clase repleta de gente. El primer día fui usada como modelo para enseñar por mi amo de aquella época, que eneñaba Bondage japonés. Hay que entender que a finales de los 90 muy poca gente hacía shibari. Hoy en día, todo el mundo hace suspensiones, pero entonces era muy poco habitual, y él quería demostrar que te podía suspender aunque no fueras una chica flacucha. Y esto fue genial, porque cuando ves el porno que se hace sobre BDSM, siempre ves lo mismo. Aunque haya mejorado un poco, no es suficiente. Siempre se ve a la misma gente, todos en su peso, ella muy femenina, con buena línea y cuerpo ideal, tetas respingonas normalizadas y toda la mierda habitual.

En Alemania no se hace así

No, en Europa es diferente. Europa es más inclusiva que Estados Unidos.

Aquí (EE.UU.) empieza a cambiar, pero en parte porque la gente como yo ya está harta y dice “no me siento a gusto, es como si no fuera bienvenida a este espacio”. Hacer aquellas clases de bondage me ayudó a superar el miedo a permanecer desnuda en  un aula llena de gente, contemplándome como un rosbif colgado del techo. Las demás mujeres me miraban con cara de “¿puedo hacer yo eso también?” y yo respondía “¡claro que puedes, y además debes hacerlo si es lo que quieres!”. Lo maravilloso es que la gente empezó a hacerme preguntas a mí: cómo te sientes, no te aburres, duele, y todo lo demás.

Así que empezaron a decirme que exponía muy bien, a lo que respondía que llevo siendo actriz desde los 5 años, y me empezaron a pedir que les enseñara sobre sumisión.

Dos mujeres expertas en dominación me invitaron a hablar una hora en un evento de fin de semana, y accedí. Ellas eran dos figuras bien establecidas y respetadas en la comunidad, y me estaban invitando a mí, que era una recién llegada, lo que me puso un paso más cerca de decidir que lo que tenía que ofrecer era único y original. Y finalmente, quería reafirmar la capacidad de la gente que se identifica como sumisa o esclava para permanecer firme en su convicción de su propia humanidad y sus derechos.

Existe la idea de que los sumisos son como objetos débiles y lloriqueantes, encogidos en una esquina esperando a que se abuse de ellos… Ya sabes, gente que no tiene un lugar en este mundo y que por tanto necesitan que alguien les diga lo que tienen que hacer. Eso es lo que muchas personas dan por sentado. Y yo tuve que desmontar esto, porque en realidad los sumisos que conozco son poderosos, inteligentes, y fuertes.

LOS PROBLEMAS RACIALES

He hablado sobre esto, pero también he hablado sobre grabar vídeos que incorporen temática racial. Soy una persona negra, soy sumisa, y me identifico como esclava, y utilizar esa palabra ya es un problema en sí mismo.

Una persona blanca en América no puede practicar ese juego sexual de dominación en el que diga “soy el amo y tú la esclava”. Una persona negra, puedo garantizarlo, sentirá como un gancho en las entrañas, e inmediatamente se romperá el juego mientras pregunta “¿qué es lo que acabas de decir?”.

Me llevó años ser capaz de escucharlo sin retorcerme por dentro. Me decía a mí misma: es parte de lo que soy, parte de mi identidad. ¿Cómo me reconcilio con ello, cómo alcanzo el equilibrio entre lo que siento que me vuelve poderosa y la herencia racial que, obviamente, me arrebata todo mi poder y mi humanidad?

Hubo personas que me atacaron por Internet, afroamericanos que decían que lo que hacía y decía era peligroso, que potencialmente abría la puerta a que algunos blancos se reafirmaran en su creencia de que los negros querían en realidad ser esclavizados.

LA NORMALIZACIÓN DEL BDSM

¿Qué crees que hay de nuevo en el BDSM?

Voy a volver sobre la idea de que Internet ha cambiado la escena Kink. Históricamente hablando, la escena BDSM, la escena pública, tal como se practica en Estados Unidos, viene en gran parte de la comunidad gay masculina y Leather. Su florecimiento se dio en los años 60 y 70. Antes de eso, obviamente, si eras gay tu vida peligraba cada vez que tratabas de conectar con otro hombre, mujer o persona en general. Lo que empezó a suceder alrededor de la revolución sexual de los 60, que abarcó a todo el mundo, es que empezó a haber más gente que exploraba abiertamente su sexualidad. Todavía era arriesgado y peligroso, pero tenías gente dispuesta a asumir el riesgo. Y la gente que se identificaba como Leather tenía que unirse, porque incluso entre los gays, y recalco “incluso”, corrían el riesgo de ser expuestos. Podrías pensar que por ser gays eran automáticamente liberales, pero no lo eran. Y así, lo que empezó a ocurrir en la revolución sexual es que el Kink y el BDSM empezaron a convertirse en algo más, poniéndose el acento sobre lo sucio y prohibido, lo underground que era, y lo secreto que seguía siendo. Parte de su atractivo era aquella naturaleza prohibida. Yo creo que siguió siendo así hasta que la crisis del SIDA golpeó y causó numerosas bajas entre las comunidades locales, sobre todo hombres. Lo que empezaron siendo prácticas exclusivas de la escena BDSM empezaron a ser vistas como seguras.2014-04-09 16.16.43 Por tanto, el mayor cambio que he apreciado es la aceptación del BDSM como una faceta más de la sexualidad, no algo secreto que debe ocultarse en una mazmorra. Por supuesto, si lo que te apetece es hacer algo secreto y ocultarte en una mazmorra, nada que objetar. Pero la idea de que es algo automáticamente prohibido creo que está empezando a desvanecerse. Se está volviendo algo más mayoritario. Y para mucha gente, eso echa a perder lo que les excita, tipo “no quiero que ahora todo el mundo se dedique a hacerlo”.

Se ha formado un grupo en Nueva York, el GMSMA, que persigue la normalización del BDSM, y declara que es seguro y que está bien, y que puedes hacer vídeos sexuales y tener sexo más seguro. No tienes por qué estar bueno, ni tener contactos para poder disfrutarlo. Y así nace la idea del “seguro, sano y consensuado”, que se ha convertido en la declaración de principios de cualquier persona “kinky”.

 

Puedes seguir a Mollena a través de su web

#Regla34

Regla 34 (Rule 34), «si puedes imaginarlo, hay en Internet porno de ello».

Museum of Sex, NYC
Museum of Sex, NYC

En 2003 Peter Morley-Souter arrancó un webcómic titulado:

“Regla # 34 Hay porno de ello. No hay excepciones”

Donde describía una caricatura porno de Calvin y Hobbes. Morley-Souter publicó su cómic en el sitio web de Zoom-Out en 2004, se viralizó en la red y los usuarios fueron actualizando la regla:

«Artículo 34: Hay porno de ello»

«Artículo 34: Si existe, hay porno de ello»

«Artículo 34: Si existe, hay porno en Internet de la misma»

«Artículo 34: Si puedes imaginarlo, existe como la pornografía en Internet»

«Artículo 34: Si existe, hay porno de él. Si no, iniciar la carga»

El problema de encontrar una excepción pornográfica a la regla 34 «sin excepciones» llevó a crear una regla 35. El 12 de octubre de 2006, una lista inicial de «Reglas de la Internet», publicada en la wiki de cibercultura Encyclopedia Dramática, incluyó:

Regla 34: «Hay porno de ello, sin excepciones.»

Regla 35: «Si no se encuentra porno en el momento, será creado.»

La regla 35 también se refiere a menudo como la Regla 34B.

 

Hay otras dos reglas de Internet relacionadas con el fetichismo sexual y cambio de género:

Artículo 36: «Si lo has pensado, entonces hay alguien que tiene fetichismo por él.»

Artículo 63: «Para cada personaje masculino y femenino existe una variación del género opuesto del personaje.»

Museum of Sex #NYC

2014-04-01 12.59.05The Museum of Sex in New York opened in 2002 in the heart of Manhattan. Daniel Gluck, the founder, wanted to preserve and display the history, evolution and cultural significance of human sexuality.2014-04-04 16.22.14

In its exhibitions, programs and publications, the Museum of Sex is committed to opening discourse and exchange, and make the best available to the public today.

The museum is divided into three floors and it´s a journey through the history of gays and lesbians, erotica, BDSM and pornography.

2014-04-04 16.57.03It has an entire floor dedicated to sexuality in the animal world, where they display full-scale sculptures, where the legend of animals having sex only to reproduce  themselves is broken.

Betty Dodson & Carlin Ross interview.

At her 85 years, Betty Dodson has the energy of a teenager. Her name is the most pronounced in all the interviews done so far, as a pioneer and revolutionary. The interview is in her house, with Carlin Ross.

 You lived the sexual revolution, how do you see the scene now?

(Betty Dodson) Well, the sexual revolution in the 60´s and 70´s was real – there isn´t one now, other than us, the women. Feminism failed totally, we’ve accomplished very little. I mean, what have we accomplished?2013_1209bd_2

(Carlin Ross) Access to contraception, abortion, things like that, getting into schools, into programs. The worst thing about it, there’s nothing about pleasure.

(Betty) A blank! It’s still monogamy, serial monogamy. Women have to get married, and blahblah… Which is a choice, but we don´t really have a choice. So, I was a commited single.

They are trying to end the abortion in Spain…

(Betty) Ah, this fucking Catholic Church!

(Carlin) Of course, they hate the idea of women having sex for pleasure, it just kills them. They don’t want you to have sex, and if you have it before your marriage and you get pregnant, you have your kid and then live in poverty, and that’s it!

(Betty) Ok, here’s the deal: you can get the pill, the RU-46, the abortion pill. It is very easy, it is not a stressfull thing.

You can use it only up to 9 weeks, so you need to be a woman very connected with your body, and if you miss your period, don´t ignore it.

You don´t need to dilate the uterus, there is no risk to your fertility or threat for future pregnancies.

Which is your relation between art and sexuallity?

(Betty) Sex is an art. Art is sexual energy, it’s very similar. I try to look, I have trained eyes, I am an eye person. Some people are verbal, some have good memory, I have eyes.

So could you describe what is Art for you?

(Betty) For me, it’s the human body, I didn’t ever wanna do abstract, expressionism… it’s bullshit. (she laughs) Sorry!

Why did you decide to start this workshop, and for how long have you been doing it?

(Betty) I started doing it in the early 70´s

In the feminist movement at the end of the 60´s and early 70´s, we had Consciousness Raising groups (*C.R. groups). Women would get together and they sit in a circle, and they talked about their lives, and that  is when we learnt that we were not alone. You would think “it’s only my problem”, but we found out we all we had the same problems, so that’s when we understood that personal is political.

Betty_carlinBecause I was not political at all, and then it was like

-“what the fuck is going on? You feel that way, you…? Oh! This is like me!”

They were controlling us, we started to get it.  So I thought, this is important, and I did this for a year or two years.

Then I thought, because I had sex parties in this beautiful apartment, and I would look around the room, and the guys were all ejaculating, and the women were pretending (orgasms), and I couldn´t stand it! Women not having orgasms, this is not fair. They can´t cum from this, we need clitoral stimulation.

Which difficulties have the people in your workshops?

(Betty) From Consciousness Raising came about in anything I’ve narrowed down. I wanna know how you feel about your body, and how you feel about your orgasm, and then we share it in the circle. And we say, “listen, you are not different, you are not unique, you’re not alone”. We all have the same problems. Lack of information, lack of sex education, the repression of masturbation when you are a little girl.

You are very focused on women, what about men? Have you ever had men in your workshop?

I did a few, and it is exhausting. Men are much more difficult to teach, they think they know everything. They have that attitude. It took me two weeks to recover from that group of men. I loved, it was fun! But exhausting.

You can tell them they will learn from the woman. Now, if they ask a woman: “what do you like, show me how the clítoris is stimulated”, she’ll say like:

-“oh, everything you do is wonderful”, because she hasn’t been educated… So, if you educate the woman, she can teach the man.

Which is the most common myth you find working in sexuality?

The prohibition of childhood masturbation is number one. Do that to a child, and they are damaged to some degree. You can get over it, but that’s the first block. Then as we get older, through the media, books and fairy tales, then we get this whole thing of the romantic image…

The Disney princesses…

(Betty) “Someday, my prince will come…” Right, we get brain washed. All the little girls are looking for the Special Prince. And all the little boys are out, playing in the… You know, in the alley or the street. They’re busy. And girls painting their nails, and braiding their hair… I was putting make-up when I was eleven. I should have been in the street, doing kickball!

It’s the sex roles – little girls do this, little boys do that, and there’s much more lassitude for boys, and the little girl has to keep herself dressed down and, you know, “be modest”. And she thinks that, when she falls in love, sex will fall into place.

I wrote about that, there’s all this series of blocks for women. Men have their own set of problems, but there’s much more flexibility for guys. You know, “boys will be boys”. But little girls, they can get pregnant, and that’s always the parent’s concern. That they don’t want their little girl to get an unwanted pregnancy. That’s no good.

So, the blocks are there.

Captura de pantalla 2014-05-20 18.16.14

You have a very good Youtube cannel, it’s very funny!

We don´t plan anything! We say, what do we talk about? A topic. It’s just a dialogue between us.

You can find a lot of information in dodsonandross.com

Bodysex worshop by Betty Dodson & Carlin

sexforone1
Sex for One: The Joy of Selfloving

The very  idea of attending a workshop on female masturbation is quite interesting enough, although meeting Betty Dodson, the author of the bestseller “Sex for One”, is even more exciting.

NYC, Upper East Side – we arrive at 13:00h, and we get to know each other. We’re a group of 10 women that are going to spend 10 intense hours together this weekend, between Saturday and Sunday.

Just as you get in, you must undress entirely; so if you weren’t nervous enough, now you can leave your unrest in the hall – along with all your clothes.

Entering the main room is somehow a mystic experience. The ambient is set with cushioned backrests placed in circle beside a tray that displays sweet almond oil, a vibrator, a steel bar and a tissue box.

barrasAfter a quick intro, Betty says:

“I want to know how you feel with your body and your orgasms. I don’t want details about your partners. This is about your sexuality.”

The group continues to nude itself, and sisterhood arises. It’s hard not to feel sympathy towards the stories shared by the other women that take part in this circle.

So, the second day comes, with more expectation if possible.

Will I be able to experience an orgasm in front of all these women? And what if I can’t?Salon

You can almost touch the metamorphosis within the group. All women success in having an orgasm, and they feel whole and enthusiastic about their new gift.

When the day ends, a deeply rooted admiration and sisterhood filled the ambient. Metamorphosis did happen.