Observar tu vulva es el primer paso para convertirte en una mujer completamente orgásmica

Este post fue escrito por Betty Dodson y subido a su web el 03/01/2015 puedes leerlo en inglés aquí

 

holyclit_1

 

Uno de mis momentos favoritos en cada sesión privada del taller “Bodysex” es ver los órganos sexuales de las mujeres.

Piénsalo: llevo haciendo este ritual casi cincuenta años y ni por un momento me he cansado de ver la gran variedad y belleza de las vulvas. Cada una es una obra de arte única. Aquí es cuando aprecio mis años de escuela de arte aprendiendo a dibujar el desnudo clásico. No había mejor manera de agudizar mi habilidad para ver la forma general, así como los detalles más pequeños.

 

Una clienta reciente era una empresaria de 46 años, sofisticada de Nueva York, a la que le estaba yendo muy bien en su vida profesional. Sin embargo, su vida sexual sufría porque en realidad nunca había tenido un orgasmo, salvo unos pocos parpadeos menores cuando se apretaba contra su cama. Esta estimulación del clítoris muy indirecta es bastante común y se utiliza a menudo durante la infancia. Era lo suficientemente inteligente como para darse cuenta de que un orgasmo se sentiría más dramático de lo que estaba experimentando actualmente. Era una mujer alta con un cuerpo sano, una cara hermosa y un felpudo de rizos negros. La llamaré Carol para proteger su anonimato.

Ella dijo que sentía que estaba pasando por orgasmos de los que no era consciente o que no estaba yendo lo suficientemente lejos. Carol confesó que nunca pasó mucho tiempo masturbándose porque sentía que era una tarea y una pérdida de tiempo. Era mejor cuando su marido la ayudaba a tener una fantasía, pero ella siempre llegaba a un punto de frustración, a pesar de que estaba haciendo todo lo posible para dejarlo ir y no preocuparse por los resultados. Aún así, no pudo alcanzar un orgasmo y luego admitió que ni siquiera estaba segura de cómo se sentiría un orgasmo.

 

Cuando nos sentamos a hacer su examen genital, ella confesó que nunca se había mirado realmente la vulva, nunca. Aunque eso es difícil de entender para mí, yo sabía que ella estaba diciendo la verdad porque esto es demasiado habitual para muchas mujeres. Cuando sus piernas se abrieron por primera vez, una gran mancha de vello púbico oscuro y rebelde cubrió la parte superior de su órgano sexual. Sus labios internos estaban arrugados por haber sido rellenados dentro de su ropa interior y vaqueros apretados. Fue entonces cuando se convenció de que “eso” era feo.

 

silla

Le ofrecí un poco de aceite de masaje de almendras para que pudiera aplicárselo a su vulva con las manos durante su primer masaje genital mientras se miraba en el espejo. Al extender sus labios internos y externos que ahora brillaban con el aceite, su órgano sexual se convirtió en un hermoso diseño.

A lo largo de los años de observación, he comparado la vulva con períodos arquitectónicos como el Renacimiento para las cortinas o el Art Deco para las líneas estriadas. O puede aparecer como un diseño floral como una orquídea o una fruta como un melocotón o un higo.

Le da a la dueña un marco de referencia con la capacidad de ver sus genitales como un objeto diseñado por la madre naturaleza o como una obra de arte creada por maestros constructores. Después de revisar su músculo del suelo pélvico, localizar su abertura uretral y responder a cualquier pregunta sobre lunares o marcas extrañas en la piel o cualquier defecto imaginado, incluyendo labios internos oscuros, entonces tenemos una ceremonia de nombramiento. Yo soy su testigo.

 

Aunque pueda sonar frívolo, me parece que es una buena manera de elegir un nombre de mascota (tu vulva) como lo harías para cualquier cosa que sea especial y adorada.

 

El ritual termina con sus comentarios de despedida a su recientemente reconocida vulva divina que incluye una disculpa por ignorar esta importante parte de su cuerpo -la fuente de la procreación, el placer y el poder. Los hombres anhelan un coño, luchan en guerras y el uno por el otro para poseer uno, y sin embargo, muchas mujeres nunca han tenido la curiosidad de ver el que está entre sus propias piernas.

 

El primer paso y MÁS importante para ver su órgano sexual es un espejo que deja libres ambas manos. Prefiero al menos un diámetro de 20 cms. El lado de aumento de un espejo de maquillaje no funciona para ver la vulva debido a la distorsión. Ese pequeño espejo compacto con un pie en el borde de la bañera mientras tira de sus labios externos hacia un lado no te dará una imagen auténtica. Eso sería como tirar de la boca hacia un lado para ver cómo eres cuando sonríes. El otro elemento es una buena fuente de luz.

 

Nunca te toques la vulva con los dedos secos. Si no hay nada más, usa saliva. Antes de explorar tu órgano sexual, cúbrete las manos con aceite vegetal orgánico, de almendra, de coco o de aguacate. Ahora haz un masaje general de la vulva mientras te miras en el espejo. Toca conscientemente las áreas de arriba, abajo y al lado de tu clítoris. Puedes tirar de la capucha protectora del clítoris hacia atrás y tocar suavemente el pequeño glande.

 

El capuchón del clítoris está ahí para protegerse. Una vez que sientas lo sensible que es, sabrás que no debes estimular el glande directamente. Este pequeño órgano tiene 8.000 terminaciones nerviosas y debe ser manipulado con cuidado. Muchas mujeres jóvenes dicen que se están “frotando” el clítoris, lo que suena como si se frotaran las plantas de los pies. Sé dulce y gentil con este pequeño y poderoso órgano sexual.

Otro aspecto importante al aprender a masturbarse es recordar que la primera vez es raro que se produzcan resultados satisfactorios. Entretener a tu clítoris sería como preparar una comida gourmet. Se necesita conocimiento, planificación, paciencia y práctica repetida para dominar cualquier habilidad.

 

Esto comienza por tener una imagen de tu órgano sexual con las partes intrincadas que no sólo nos da placer sin fin con los orgasmos, sino que también puede dar a luz a un bebé. ¡Hablando de poder! Todo está ahí, entre las piernas, esperando ser descubierto, entendido, disfrutado y compartido. Una vez que la Vulva Divina sea honrada por el dueña, su pareja y la sociedad en general como lo fue en la antigüedad, Pussy Power será un hecho en la vida de las mujeres.

 

Tenía unos 10 años la primera vez que miré mi órgano sexual. Mis amigas y yo habíamos estado hablando de dónde venían los bebés y yo quería ver el agujero entre mis piernas. Tomando el espejo de mano de mi madre de su tocador, lo puse contra una almohada en el suelo mientras me sentaba bajo una ventana con el sol entrando a mi habitación. Cuando miré por primera vez, ¡me horroricé! Mis labios internos se extendían más allá de los labios externos y se parecían a esas cosas graciosas que colgaban del cuello de un pollo. Inmediatamente supe que los había estirado por demasiada masturbación. Al principio, las metí dentro de mi vagina, pero volvieron a salir. Ahora todo el mundo sabría que estuve jugando conmiga mismo desde los cinco años. En el acto, le prometí a Dios que si se deshacía de ellos, ¡nunca más me masturbaría!

Después, al observar más de cerca, noté que el labio interno del lado derecho era más largo, así que hice un trato con Dios. Me masturbaba en el lado izquierdo hasta que se emparejaban y luego paraba para siempre! A partir de ese día, tenía los dedos en el lado izquierdo de mi clítoris, pero mis labios internos nunca se igualaron ni se cayeron, demasiado para Dios y la simetría.

Años después me daría cuenta de mi buena fortuna: Me había criado una madre orgásmica que creía que la masturbación era una actividad natural para los niños. Esas primeras exploraciones de nuestros genitales en la infancia se convierten en la base de nuestra vida sexual en la edad adulta. La masturbación es la base de toda actividad sexual humana. Es nuestra primera actividad sexual natural; la forma en que descubrimos nuestro órgano sexual y los sentimientos placenteros cuando los tocamos. Cualquier vergüenza, castigo u otra respuesta negativa de uno de los padres o de la persona que lo cuida, eventualmente aparecerá como un problema sexual cuando lleguemos a la edad adulta. La prohibición de la masturbación niega el desarrollo natural de las vías nerviosas que conectan nuestro órgano sexual con el centro de placer en el cerebro.

 

Durante los siguientes 25 años, mi deformidad genital imaginaria fue una seria desventaja cuando tuve relaciones sexuales con una pareja. Finalmente, a los 35 años, mi amante postmarital me preguntó si podía mirarme después de haber tenido un orgasmo fabuloso con el sexo oral. Me eché a llorar confesando que había estirado mis labios internos por la masturbación de mi infancia. Por un momento me miró con incredulidad y luego salió corriendo para regresar momentos después con un montón de revistas. Él extendió varias en la cama y comenzó a mostrarme fotos de los genitales de las mujeres. En los años sesenta, “Girlie Magazines” tenía una gran variedad de órganos sexuales naturales de mujer con cuerpos reales y sin photoshop o labios internos recortados quirúrgicamente. Me explicó que cuando una mujer tenía los labios abiertos, se llamaba “pata de camello”.

 

Dos años de terapia no habían hecho mella en mi ignorancia sexual. Sin embargo, sólo quince minutos de ver imágenes de órganos sexuales auténticos de mujeres me permitieron darme cuenta de que era normal. Descubrir la belleza de mi vulva cambió dramáticamente mi vida, especialmente cuando se trataba de tener relaciones sexuales con una pareja. Esa experiencia me inspiró a producir una presentación de diapositivas feministas de los genitales de la mujer para la primera (y última) Conferencia de Sexo Femenino en 1973: patrocinada por NOW, la Organización Nacional para la Mujer en la ciudad de Nueva York.

Como las fotografías de los órganos sexuales de las mujeres se consideran pornográficas, hice dibujos de vulvas con pluma y tinta para mi primer libro auto-publicado, Liberating Masturbation: a Meditation on Selflove. Desde entonces han sido copiados y mostrados por terapeutas a mujeres de todo el mundo. Desafortunadamente cada nueva generación debe sufrir la noción de que algo está mal con su vulva.

Hoy en día muchas estrellas porno se cortan los labios interiores porque algunos idiotas decidieron que los hombres prefieren el aspecto de concha de almeja.

 

Es hora de que las mujeres reclamemos nuestro propio órgano sexual y lo rescatemos de la industria pornográfica, y de profesionales del sexo equivocados, que basan su comprensión del placer sexual de las mujeres en el modelo masculino de respuesta sexual que favorece la penetración vaginal como el acto sexual primario. Mientras que el pene en la vagina es el modelo procreador, ignora el órgano sexual principal de la mujer para el placer y los orgasmos: el clítoris. Ver la vulva, conocer las diferentes partes y aceptar su apariencia como una obra de arte es el primer paso para convertirse en una mujer completamente orgásmica.

 

Dejar una Respuesta