La erección de una mujer necesita de 20 a 30 minutos de estimulación adecuada del clítoris

Traducción del post de Betty Dodson A Woman’s Erection Needs 20-30 Minutes of Adequate Clitoral Stimulation. Puedes leerlo en inglés aquí

intclit2_2_0

 

Entiendo perfectamente que enseñar es repetir. Así que repito: el cuerpo del clítoris es la principal fuente de orgasmo, ya sea que se estimule externa, interna o ambas cosas al mismo tiempo. Prefiero las dos cosas. Una vez que una mujer entiende que puede tener tanto la estimulación del clítoris con la penetración vaginal, se termina esta discusión.

No hay distinción entre orgasmos “vaginales”, “de clítoris” o “punto G” ya que todos los orgasmos se centran en el clítoris.

No importa si es contacto directo con el clítoris o estimulación indirecta del punto G. O incluso el empuje vaginal profundo más difícil de alcanzar que estimula la base de la columna vertebral, ahora llamado el “punto profundo”.

Ese orgasmo requiere un pene de 20 centímetros o un consolador de silicona de calidad. Todos los que tienen penes erectos de 12 a 15 cms están vendidos ahí.

intclit2_2

 

En los años setenta, la investigación de Master y Johnson demostró que todos los orgasmos eran el resultado de alguna forma de estimulación directa o indirecta del clítoris. Kinsey estuvo de acuerdo antes que ellos, al igual que muchas culturas antiguas.

Desafortunadamente, muchos estadounidenses siguen influenciados por la ridícula teoría de Freud de que los orgasmos vaginales son superiores, una idea que se afianzó durante la era victoriana de represión sexual extrema. La idea se mantiene viva hoy en día por las religiones organizadas y lo que algunos hombres prefieren: un polvo rápido similar a la masturbación dentro de la vagina.

El orgasmo del “punto G” es también una estimulación indirecta del clítoris. Sabemos que la esponja uretral que rodea el tracto urinario se llena de sangre y se erecta después de ser estimulada con presión aplicada al techo de la vagina. O en algunos casos, el uso de un vibrador fuerte en o cerca del clítoris también puede acabar en la eyaculación.

La mayoría de las mujeres están de acuerdo en que “chorrear” no es lo mismo que tener un orgasmo, aunque me han dicho que les gusta especialmente si acompaña al orgasmo.

Al principio, las mujeres jóvenes y mayores me preguntaban cómo podían aprender a eyacular. Recientemente, me han preguntado cómo puedo dejar de chorrear durante el sexo con mi pareja.

Después de buscar en miles de sitios web que describen cómo eyacular, no hay dónde encontrar información sobre cómo detener la eyaculación femenina. En su lugar, me aconsejaron que consiguiera fundas protectoras para el colchón y se recomiendan más toallas. No dónde puedo encontrar información sobre cómo detener esta respuesta para aquellos que sienten que es un obstáculo tener que limpiar.

Un “orgasmo vaginal” es también una estimulación indirecta del clítoris teniendo en cuenta las estructuras internas de este.
El tejido eréctil de las piernas y los bulbos se llenan de sangre y se vuelven erectos durante el empuje vaginal con un pene/dildo/dedos duros durante treinta minutos o más.

También hay que tener en cuenta la estimulación indirecta del clítoris cuando los cuerpos de las parejas se presionan juntos. Muchas mujeres descubren que ponerse encima le permite presionar su clítoris contra el cuerpo de su amante.

Después de toda esta complicada información física, tenemos que incluir el estado mental y emocional de estar “enamorados”.

El amor romántico ha sido descrito por algunas feministas y filósofas como “locura temporal”. Desafortunadamente, es la fantasía sexual más popular para el mayor número de niñas y mujeres de todo el mundo: “Algún día llegará mi príncipe azul”.

Lo que queda fuera de esta conversación es la siguiente información: La erección de una mujer tarda de veinte a treinta minutos de estimulación adecuada del clítoris para que toda su vulva se congestione. La palabra operativa aquí es “adecuada” y variará de mujer a mujer.

El punto es que pocas mujeres se excitan antes de que se las follen. La mayoría recibe unos minutos de estímulo torpe del clítoris, unos cuantos lametones de una lengua seca o un fuerte golpe en los dedos. En el momento en que hay una pequeña cantidad de lubricación, muchos amantes se zambullen en la vagina para hacer un “home run”.

No es de extrañar que los terapeutas sexuales enfaticen el juego previo y no es de extrañar que los orgasmos fingidos sean mucho más numerosos que los reales. Cuando descubrimos cuán pocas mujeres están teniendo orgasmos durante el coito es obvio para mí que follar es realmente un juego previo para la masturbación.

Desafortunadamente, las relaciones sexuales rara vez o nunca duran lo suficiente como para comprometer el clítoris interno. Olvidamos que por cada mujer preorgásmica hay un hombre eyaculando precozmente.

Esta es una de las razones principales por las que los hombres no quieren saber lo que quieren las mujeres, ya que les exigiría hacer un esfuerzo para aprender a “dominar”, lo que suena como otro trabajo y él ya está sobrecargado de trabajo.

La otra tragedia es que la mayoría de las mujeres tampoco entienden sus cuerpos sexuales debido a la ausencia de la masturbación infantil. Este es un momento en el que las niñas y los niños descubren sus patrones orgásmicos.

Incluso hoy en día, la información y educación sexual de las mujeres se basa en el modelo masculino de respuesta sexual: Un pene eyaculando dentro de la vagina. Este es también el modelo heterocéntrico y procreador que es apoyado por las religiones organizadas, los gobiernos e incluso la Madre Naturaleza que quiere promover la especie. Algunos días parece que las mujeres no pueden ganar sino es para perder.

Ahora tenemos el horrendo trabajo de educar sexualmente a un mundo que está bajo la influencia de la violencia con religiones militantes y corporaciones que intentan dominar el mundo. Sin embargo, algunos de nosotros seguimos esperando que la “Humanidad” dé una oportunidad a la paz. De lo contrario, las mujeres tendrán que tomar el control antes de que podamos abrazar el Principio del placer con igualdad de derechos y orgasmos para todos.

 

 

Dejar una Respuesta