Creo que el sexo es cómo se controla a las personas, lo que lo coloca en el corazón de la política

 

Este post es original de Betty Dodson. Puedes leerlo en inglés aquí

Uno de los aspectos más desafiantes de mi vida ha sido hacer público lo que creo que es cierto basado en la observación, la experiencia y la información de fuentes en las que confío.

No sabría decir cuándo vivir a tope se convirtió en mi pasión.

Tal vez la mayor influencia fue mi madre, que siempre dijo: “Betty Anne, nunca dudes en decir lo que piensas”. Ella era un ejemplo de hacer precisamente eso. A menudo me avergonzaba cuando decía lo indecible, como la vez que le dijo a nuestra vecina excesivamente religiosa, la señora Wright, que la Biblia, era solo un montón de historias escritas por muchos hombres diferentes.

Una vez que dominé el dibujo del desnudo clásico, quería comunicar lo que creía a través de mi arte. Pinté temas religiosos basados en la familia nuclear cotidiana seguida de una mitología que coqueteaba con el contenido sexual, pero siempre fue el cuerpo desnudo el que mantuvo mi fascinación. A finales de los 50 y principios de los 60, cada desnudo que dibujaba o pintaba representaba SEXO para mis amigos y espectadores. Cada vez, discutía con vehemencia para explicar que un desnudo era un símbolo abstracto para expresar mis conceptos. La mayoría estaba convencida de que ocultaba mi obsesión por el sexo detrás de este razonamiento. Viéndolo en retrospectiva, hoy estaría de acuerdo.

Cuando llegaron sexys los años sesenta, yo estaba en mi elemento. Mi amante y yo saltamos al sexo en grupo para experimentar cada posible aventura erótica que encontrábamos. Ambos éramos dos hippies divorciados. Yo tenía 38 años y él tenía 44.

Cuando abrazamos la marihuana, descubrimos que era un afrodisíaco perfecto. Se hizo obvio que la libertad sexual y la hierba mágica permitían a las personas ser más políticamente liberales. Pudimos ver cómo el gobierno estaba ocultando verdades importantes. Era obvio cómo la Guerra de Vietnam hizo ricos a unos pocos hombres y sus corporaciones, mientras asesinaba y mutilaba a hombres y mujeres jóvenes, incluidos millones de vietnamitas inocentes, destruyendo sus aldeas, animales y cultivos. ¿Suena familiar?

Mi primer despertar fue cuando mataron al presidente Kennedy. Poco después, mis amigos políticamente informados me invitaron a una conferencia en la calle 34 Oeste, impartida por Jim Garrison, el fiscal de distrito de Nueva Orleans, que denunció la “teoría de la bala mágica”. Una idea tan extraña que resultaba embarazoso pensar que la gente pudiera aceptar una mentira tan obvia. Cuando salimos del teatro, se habían instalado luces brillantes para que todos pudiéramos ser fotografiados.

Al igual que hoy, el complejo militar/industrial estaba gastando demasiado dinero sin la intención de permitir que Kennedy pusiera fin a la Guerra de Vietnam. Bobby Kennedy fue asesinado porque iba a reemplazar a JFK. Después de ser asesinado a tiros, fue Martin Luther King seguido de Malcolm X, para calmar los disturbios en la comunidad negra. Cuando Harvey Milk fue elegido alcalde de San Francisco y asesinado por un ex policía, muchos de nosotros creímos que el miedo al poder político gay fue un factor en su muerte. También se rumoreaba que la CIA había respaldado a la ´Ms Magazine´ para echarle un hueso a las feministas. El grupo feminista radical Red Stockings afirmó que Gloria Steinem era empleada de la CIA lo cual Google confirma hoy en día.
betty2En los años ochenta cuando asistí a una conferencia para WAP, (Women against Pornography), era obvio para mí que la CIA había financiado a este grupo para detener el movimiento de mujeres con la vieja táctica de “Divide y vencerás”.
Funcionó maravillosamente. Las guerras de la pornografía terminaron con éxito nuestro impulso hacia la liberación de las mujeres. Todo con lo que conseguimos fue el título de Ms. en lugar de Miss o Mrs., nada como lo que la mayoría de las mujeres querían. Si bien es cierto que legalizamos el aborto, que como puedes ver, todavía estamos luchando esa misma batalla hoy en día.

Cuando llegó la liberación sexual, el feminismo solo logró legitimar la “monogamia en serie”, lo que significaba que las mujeres podían tener varios amantes, pero solo uno a la vez.

Esto no se acercó a la liberación sexual. Aquellas de nosotras que nos llamábamos “sexo positivo” (sex positive) queríamos elegir entre una gran cantidad de estilos de vida. Por ejemplo, podríamos ser sexualmente activas con varios amantes, o una mujer felizmente soltera, al igual que un soltero. ¿O qué tal casados con un estándar para el sexo? O las parejas podrían disfrutar de relaciones abiertas con múltiples parejas sexuales y el sexo grupal estaría disponible para aquellos que estuvieran interesados.

Al final resultó que, los elementos puritanos en el feminismo y nuestro gobierno velaron por que las mujeres nunca disfrutaran de estilos de vida alternativos distintos de los asuntos monógamos y el matrimonio. Gracias a nuestro próspero doble estándar sexual, los hombres todavía pueden tener relaciones maritales furtivas con el “No preguntes, no cuentes”. Cuando te pillan, es un viaje breve a rehabilitación y todo está perdonado.

A mediados de los años ochenta, un hombre rico del petróleo con el que fui a la escuela secundaria en Wichita vino a la ciudad de Nueva York para comprar los World Trade Buildings. Una vez que supo que estaban plagados de asbesto con un precio astronómico para el proceso de limpieza, decidió que eran una mala inversión. En ese momento esto no tenía interés para mí. Solo quería que George comprara una de mis pinturas para su extensa colección de arte. En vez de eso, solo tuvimos cena y sexo.

Años más tarde, cuando vi la segunda torre bajar en televisión; Le dije en voz alta a mi compañero de cuarto, “¡Eso es demolición controlada!”

Después, cuando recordé que George me había contado el problema del amianto, tuve un momento “¡Ah, Ha!”. Siempre me ha fascinado la familia italiana que coloca explosivos dentro de un edificio para derribarlo en su huella. Los había visto muchas veces en The Learning Channel. Recuerda, debido a mis años como artista, soy una observadora entrenada. En ese momento fatídico me pregunté quién había hecho esto y por qué, estaba segura de que no fue un avión.

La efectividad de la doctrina de choque tuvo éxito cuando el mundo compró la mayor teoría de conspiración del gobierno hasta la fecha: que 19 hombres musulmanes fundamentalistas sin educación con cortadores de cajas como armas, lograron volar enormes aviones comerciales en ambos edificios con uno dirigido al Pentágono. El agujero en el Pentágono era tan pequeño que era extravagante pensar que la gente creía que un gran avión comercial lo había hecho sin dejar rastro alguno, incluidos enormes motores a reacción. Pero un misil cabría muy bien. Fue entonces cuando descubrí que el 911 (11 de septiembre de 2011) era el New Harbor Harbor de Estados Unidos antes de leer el libro.

Nuestro gobierno ahora tenía una excusa para invadir el rico en petróleo Irak. Una vez más, ¡la cola meneaba al perro! (“the tail wagging the dog” expresión que significa que “lo pequeño se convirtió en lo importante”).


Estuve con Occupy Wall Street. “El 911 fue un trabajo interno”, gritó OWS. “¿Qué rápido nos encerró la policía con equipo antidisturbios? ¿Digo,” Ley Marcial “en 2015?
En los años sesenta, sabíamos que llamarnos “paranoicos” significaba que nos acercábamos a la verdad. Es por eso que abro la etiqueta “teórico de la conspiración” hoy.

La mayoría de las personas con conciencia política estarían de acuerdo en que el maestro de las Teorías de la Conspiración es el gobierno de los Estados Unidos. De hecho, soy una orgullosa “teórica de la conspiración” porque significa que tengo el coraje de mirar la verdad. Mientras tanto, los débiles de corazón sucumben a la disonancia cognitiva, una incomodidad de tener dos o más creencias, ideas o valores contradictorios. Mi disonancia cognitiva aparece cuando considero la evidente omisión de la sexualidad humana en las discusiones políticas.

Además del miedo, creo que el sexo es la forma en que se controla a las personas, lo que lo sitúa en el corazón de la política. Todas las sociedades autoritarias donde unos pocos controlan a muchos siempre han usado restricciones religiosas para determinar cómo las personas pueden tener relaciones sexuales. Como la mayoría de nosotros fracasamos, somos más fáciles de manipular porque todos somos pecadores culpables.

La represión sexual comienza con la prohibición de la masturbación infantil, una actividad que establece las vías nerviosas desde nuestros órganos sexuales hasta el centro de placer en nuestro cerebro. Interrumpe esta actividad saludable básica y terminamos con un adulto que tendrá algún grado de disfunción sexual. La omisión de la masturbación afecta especialmente a las mujeres que creen que están rotas o incompletas porque no pueden experimentar el orgasmo solas o durante el coito.

La penetración vaginal con pene es el modelo de procreación que es apoyado principalmente por las religiones y los gobiernos. El orgasmo femenino no es necesario para el embarazo y el parto, y una vez que un hombre eyacula dentro de la vagina, ha cumplido su rol sexual. Sin embargo, las mujeres permanecen insatisfechas y, por lo tanto, fracasan, porque los maridos y los amantes necesitan que ella llegue para demostrar que son buenos amantes.

La sociedad aún tiene que establecer un modelo recreativo de sexo que sea mutuamente orgásmico para ambos socios. La llamada “disfunción sexual femenina” beneficia a las empresas a medida que las parejas buscan alguna forma de curación sexual mediante terapias, cremas, juguetes, medicamentos, etc., pero los orgasmos de las mujeres siguen siendo un misterio. También es una forma de mantener a las mujeres más dóciles cuando no estamos satisfechas sexualmente.

Estoy a la mitad de mis ochenta años con una reputación estelar de ser una sexóloga docta. Tengo el récord de enseñarles a las mujeres sobre orgasmos autónomos para que tengan algo que compartir con un compañero. Mi socia comercial Carlin Ross es una abogada que trabajó en Wall Street y conoce el juego del dinero. Ella también entiende Internet. Tenemos más de un millón de páginas vistas en nuestro canal de Youtube, donde ambas hablamos de sexo desde la perspectiva de las mujeres con más de diez millones de espectadores.

He respondido preguntas sobre sexo en Internet desde 1998 y continúo hoy sin cobrar dinero. Creemos que la información debe ser gratuita y de fácil acceso. Existe una necesidad desesperada de educación sexual e información que trate sobre el placer y el orgasmo de las niñas y las mujeres.

Para responder a esta necesidad, hemos creado recientemente la Fundación Betty A. Dodson, que se abrevia a la Fundación BAD. Esto le saca sonrisas a todos. Michael Jackson lo dijo: “Tienes que ser malo para ser bueno”. Dado nuestro comienzo puritano, ¡esto es tan cierto cuando se trata de sexo!

Después de vivir en los años sesenta y setenta, donde fui testigo del estallido de libertad sexual en Estados Unidos, vi cómo el hecho de disfrutar de una gran cantidad de orgasmos en un entorno grupal cambió la vida de las personas. En nuestros talleres de Bodysex con todas las mujeres, compartir orgasmos autónomos durante la masturbación en grupo podría ser la terapia sexual más radical y exitosa que se haya encontrado.

Ahora estamos certificando mujeres para facilitar estos talleres en todo el mundo. Aquí viene un ejército de mujeres orgásmicas para difundir las buenas nuevas: el placer orgásmico individual, con los amantes y en grupos que nos pertenecen a todas.

Así que sientete orgullosa de que te llamen “teórico de la conspiración”. Simplemente significa que estás sintonizado y completamente despierta. Haznos una visita y conviértete en un miembro de nuestra próspera comunidad de sexo positivo.

 

Dejar una Respuesta