¿Cómo elegir un juguete?

Hay mucha oferta en juguetería sexual, así que puede ser que nos cueste elegir.

Lo primero que debemos preguntarnos es:

 

¿Qué es lo que nos gusta o nos excita?

La pregunta no es fácil, pero sí es un punto de partida para intuir por dónde irá nuestra compra y descartar lo que no tenemos intención de utilizar. Por ejemplo, no compres un estimulador anal, si no piensas tener sexo anal. O no compres un anillo vibrador si eres eyaculador precoz.

 

¿El juguete es para tí o para jugar con más gente?

Si quieres compartirlo tendrás que tener en cuenta los gustos de tu pareja y podrás hablar de fantasías a la hora de montar una escena.

 

tous

¿De qué tamaño lo quieres?

Y más que por la relevancia que tenga esto con nuestro cuerpo, tendremos que pensar dónde vamos a guardarlo o si lo vamos a transportar.

 

¿Qué materiales te gustan? ¿Tenemos alergias?

Muchos juguetes están hechos con siliconas médicas, acero o cerámica. En Europa los juguetes pasan un estricto control de calidad, pero aún así, revisa los materiales antes de comprarlo.

 

¿Cual es mi presupuesto?

Hay juguetes para presupuestos muy altos y muy bajos. Mi recomendación es que hagas el trabajo de elegir qué es lo que te gustaría tener y luego elijas. La mayoría de los juguetes pueden cumplir tus expectativas, pero si son muy baratos durarán menos.

 

¿Dónde lo compro?

Hasta hace unos años las tiendas eróticas eran sitios algo sórdidos, pero hoy en día tienen muy poco que ver con esto. La mayoría de las tiendas están limpias y tienen personal agradable muy dispuesto a ayudarte.

Si aún así no quieres ir a una tienda, tienes miles de webs en Internet para poder mirar y revisar qué es lo que te puede gustar. Además suele haber opción de compra de envoltorio con máxima discreción.

 

Dejar una Respuesta